Agricultura Responsable | Fundación Vida Silvestre Argentina

Agricultura Responsable



Desarrollar Planes de Ordenamiento Territorial que permiten la conservación

En la Argentina, el avance de la actividad agropecuaria ocasiona una pérdida anual de unas 250.000 ha. de bosques nativos, principalmente en la región Chaqueña, en la Selva Pedemontana de las Yungas y en la Selva Paranaense, a los que deben sumarse otros ecosistemas como humedales, pastizales, sabanas y arbustales.

Al transformar estos ambientes se pierden funciones ecológicas irreemplazables como la circulación de nutrientes, el control de inundaciones, la regulación del clima local y global, la protección del suelo, la purificación del agua y el reciclado de desechos. La disminución de estos ambientes naturales constituye además la principal causa de extinción de especies.

Además de la expansión en superficie, la producción agropecuaria ha aumentado considerablemente su productividad por hectárea, incorporando cada vez más insumos químicos, biotecnológicos y energía fósil. En la década del ´90, el consumo de fertilizantes químicos creció un 463% y el de agrotóxicos, un 172%, elevando en consecuencia el riesgo de contaminación del agua y el suelo.

Estas tendencias nos obligan a observar con atención de qué manera la Argentina enfrentará el desafío de proveer de alimentos, fibras, y últimamente energía (biocombustibles) a una población mundial que ya sobrepasa los 6.000 millones y que se duplicará en los próximos 50 años. Esto ocurre en una situación en la que la disponibilidad de tierra cultivable disminuye por causa de la desertificación y la urbanización, y el agua dulce se ha transformado en un bien escaso en muchas regiones del globo (la agricultura consume el 70% del agua dulce del planeta).

En este contexto, la Argentina ha duplicado su producción de granos incorporando más de 8,5 millones de ha. en los últimos 15 años. La expansión de la superficie agropecuaria es la principal causa de conversión de áreas naturales.

En la FVSA, gracias al apoyo de WWF, adoptamos un enfoque multisectorial para el abordaje de estos problemas, intentando construir consensos con los diferentes actores, en búsqueda de un camino común. Bajo este enfoque promovemos como prioridades:
  • a) el desarrollo de Planes de Ordenamiento Territorial a diferentes escalas geográficas, que integran áreas de alto valor para la conservación,
  • b) el desarrollo de estándares de producción ambiental y socialmente responsables,
  • c) la generación de cadenas de valor que privilegien el desarrollo local y la producción sustentable,
    d) El impulso a dichos estándares y cadenas de valor a través de sistemas de certificación voluntaria.

[volver arriba]
 
	© En la Argentina, el avance de la actividad agropecuaria ocasiona una pérdida anual de unas 250.000 ha. de bosques nativos
© En la Argentina, el avance de la actividad agropecuaria ocasiona una pérdida anual de unas 250.000 ha. de bosques nativos