Tras los rastros del yaguareté | Fundación Vida Silvestre Argentina

Tras los rastros del yaguareté



El proyecto “Tras los rastros del Yaguareté” se desarrolla en la porción de Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAP) que aún se conserva en la provincia de Misiones (Argentina), puntualmente en la zona norte de la provincia, que involucra al Parque Nacional Iguazú, y a los parques provinciales Urugua-í y Puerto Península, la Reserva de Biósfera Yabotí, como así también a la Reserva de Vida Silvestre Urugua-í, área natural de la Fundación Vida Silvestre Argentina.


Misiones posee el mayor remanente de Selva Paranaense (o BAAP) que queda de toda la región. Originalmente cubría desde el centro - sur de Brasil, extendiéndose hasta el este de Paraguay y abarcando toda la provincia de Misiones.

Por eso, la selva de Misiones representa una esperanza para toda la región, ya que de la conservación y el buen uso de selva que tenemos depende el mantenimiento de la gran riqueza de formas de vida distintas que alberga la provincia. Además, de su cuidado depende la supervivencia de especies emblemáticas como el yaguareté y de otros animales y plantas que sólo habitan en este lugar del mundo.

El yaguareté es una especie “indicadora” de la salud del ambiente. Esto se debe a que, al posicionarse en la cima de la cadena alimenticia y depender de presas menores para su subsistencia, su presencia garantiza la buena salud del ambiente. A su vez, regulan a las poblaciones de todas las especies que constituyen sus presas, impidiendo sus excesos poblacionales y manteniendo su vigor, eliminando ejemplares viejos y enfermos.

Esta función reguladora del ambiente evita la propagación de enfermedades que pueden afectar al ganado e inclusive al propio hombre. Asimismo, los depredadores carnívoros están ligados al control de los mamíferos herbívoros, que a su vez son depredadores de especies vegetales. Las comunidades vegetales influencian la distribución de polinizadores, aves e insectos.

Por lo tanto, cuando se afecta a la comunidad de depredadores se afecta al ecosistema como a un todo y cualquier modificación en el ecosistema se filtra hacia las especies en el tope de la red, haciendo a los carnívoros más vulnerables que otras.

 
	© Investigadores tomando muestras de materia fecal en la selva.
© Investigadores tomando muestras de materia fecal en la selva.
 
	© Imagen captada por la cámara trampa del Proyecto Yaguareté
© Imagen captada por la cámara trampa del Proyecto Yaguareté