Semáforo ambiental | Fundación Vida Silvestre Argentina

Semáforo ambiental



Publicado: 21 April 2010
Día de la Tierra
© FVSA
En el Día de la Tierra, la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) armó un semáforo con una selección de los problemas ambientales más urgentes (rojo); los temas pendientes de definición (amarillo) y las buenas noticias relacionadas con el ambiente (verde), y alerta sobre la falta de una política ambiental a largo plazo en nuestro país.
 
(Buenos Aires, 22 de abril de 2010)-  A la pregunta ¿Cuál es el principal deseo de los argentinos para el mundo?, el 25.3 % de los encuestados respondió “que encontremos soluciones comunes a la contaminación y al calentamiento global”. Esta respuesta se ubicó en el segundo lugar, luego de “poner fin al hambre y a la pobreza”, que obtuvo un 33.4%, en la encuesta de Ibarómetro presentada en diciembre pasado. Esto refleja que la problemática ambiental, de la mano del cambio climático, es una de las prioridades de los argentinos. Sin embargo, tiene respuestas disímiles a nivel político. Todavía faltan políticas públicas que apoyen y promuevan un desarrollo sustentable de nuestro país, complementando las dimensiones económica, social y ambiental.
 
En el Día de la Tierra, la Fundación Vida Silvestre Argentina hace una selección de los temas ambientales que considera prioritarios, y llama a la reflexión para que el medio ambiente cobre la importancia que se merece en la agenda pública.
 

SEMÁFORO DE LA FVSA

ROJO

Sobrepesca y pesca de juveniles: Cada vez queda menos merluza y, cada vez, es más chica
 
Durante décadas fue uno de los recursos pesqueros más abundantes del mar argentino. Sin embargo, donde hace 20 años había diez merluzas adultas, hoy sólo quedan dos. Y, ante la desaparición de adultos, se están capturando peces chicos. Según un informe de Vida Silvestre basado en los últimos datos públicos disponibles, en 2008, el 61% de los ejemplares de merluza desembarcados en puertos correspondió a juveniles. Esto altera todo el ciclo de esta especie y agrava la crisis que actualmente atraviesa el sector.
 
En 2010, las autoridades de pesca permitieron pescar un 30% más de lo recomendable para recuperar la especie, y prorrogaron la suspensión del uso del dispositivo de selectividad, utilizado en la pesca de merluza, para proteger a los juveniles. Aunque la última medida fue revertida hace menos de una semana, Vida Silvestre solicita a las autoridades reforzar los controles para asegurar el uso efectivo de estos dispositivos y reducir los niveles de capturas un 30% (de 290 mil toneladas a 190-210 mil toneladas). También, invita a los consumidores a consumir filete de merluza de más de 25 cm, para desalentar la pesca de ejemplares pequeños, y a optar por especies alternativas como Mero, Gatuzo, Pez palo, Palometa y Pargo.
 
Fútbol para Todos, ¿medio ambiente para quién?
 
En el mes de marzo, la Jefatura de Gabinete de Ministros anunció la reasignación de una partida de 144 millones de pesos del presupuesto 2010 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable al Programa Fútbol para Todos. Si bien aún las autoridades no comunicaron formalmente cuáles van a ser las actividades afectadas por el recorte, el sólo hecho de desfinanciar el área responsable de la política ambiental nacional, es una muestra de la escasa importancia que las autoridades brindan a la problemática ambiental.
 
Vida Silvestre realizó en el mes de marzo un pedido de informe a la Jefatura de Gabinete, que no fue respondido en tiempo y forma. La suma de 144 millones de pesos, equivale a:
 
-La mitad de la partida presupuestaria asignada para el 2010 para la aplicación de la Ley de Bosques.

- A 65% del presupuesto anual de la Administración de Parques Nacionales, que maneja el principal sistema de áreas protegidas del país.

 -A la mitad del presupuesto anual asignado para el 2010 de las cuatro áreas (Planificación y Política Ambiental, Promoción del Desarrollo Sustentable, Coordinación de Políticas Ambientales y Control Ambiental) más relevantes de la Secretaría de Ambiente.
 
 

AMARILLO

Áreas Protegidas Terrestres: a  medio camino de una completa protección
Según las metas planteadas en la Convención de Diversidad Biológica firmada en 1992 por el gobierno argentino y ratificado en 1994 por el Congreso Nacional mediante Ley 24.375, los países del mundo deberían alcanzar a proteger al menos un 10% de cada región natural, y asegurar que la mayor parte de esas áreas protegidas se encuentren bien implementadas (con guardaparques, presupuesto, plan de manejo, etc.) para que cumplan efectivamente con su función.
En la Argentina, sólo el 7,7% de la superficie continental se encuentra protegida. A la vez, según un informe producido por la Fundación Vida Silvestre Argentina y la Administración de Parques Nacionales, sólo un 20% de estas áreas protegidas se encuentra con un nivel aceptable de manejo, mientras que el 57% cuenta con nulo nivel de implementación. A su vez, el nivel de protección no es parejo en todas las ecorregiones del país. Por ejemplo, los Bosques Andino Patagónicos tienen un 35% de su superficie protegida, mientras que el Pastizal Pampeano apenas tiene un 1% protegido, el Chaco húmedo un 3,2% y el Mar Argentino un 0,85%.
La Convención de Biodiversidad, que se realizará en Nagoya, Japón, del 18 al 29 de octubre de 2010, es una oportunidad única para que la Argentina se comprometa e invierta recursos para conservar su patrimonio natural, fortaleciendo sus sistemas de áreas protegidas.
 
 
Ley de Bosques: la ley está, falta su implementación
 
A fines de 2007, el Congreso Nacional aprobó la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Sin embargo, el Poder Ejecutivo recién la reglamentó en febrero de 2009 y, al día de hoy, sólo tres provincias -Chaco, Salta y Santiago del Estero- la aprobaron por ley provincial. A su vez, Sante Fe y Jujuy aprobaron su ordenamiento territorial por decreto. Al igual que Corrientes, aunque la justicia de esa provincia lo declaró nulo. Córdoba y Formosa lo hicieron en trámite legislativo. Esta situación de indefinición normativa y desfinanciamiento, estimula la propagación de desmontes ilegales y la ausencia de controles y sanciones efectivas.
 
La Ley de Bosques establece que las provincias deberán realizar su ordenamiento territorial y categoriza los usos posibles para las tierras boscosas: desde la conservación hasta la posibilidad de transformación para la agricultura, pasando por el uso sustentable del bosque. Un aspecto importante que incorporó la ley es la constitución del Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos “con el objeto de compensar a las jurisdicciones que conservan los bosques nativos, por los servicios ambientales que éstos brindan”. Sin embargo, hasta ahora, sólo se constituyó parcialmente el Fondo previsto por la Ley Nacional, que facilitaría y ayudaría a su implementación efectiva.
 
Vida Silvestre solicita a todos los gobiernos provinciales que aceleren el proceso de ordenamiento ambiental de sus bosques y, a las autoridades nacionales, que aseguren la disponibilidad y un mecanismo transparente para el manejo de los fondos previstos en la ley. 
 

VERDE

La intervención de la Corte Suprema de Justicia en causas ambientales

En los últimos años, una serie de causas ambientales llegaron al máximo tribunal que, a través de sus fallos, sentaron las bases para la aplicación de la normativa ambiental y movilizaron acciones concretas para mejorar la situación del ambiente como derecho de todos los habitantes de nuestro país. La intervención en la causa por la contaminación de la cuenca Matanza-Riachuelo, es un claro ejemplo de este accionar, así como la causa Salas por la deforestación en la provincia de Salta.

Áreas Marinas Protegidas: un compromiso que promete
 
La creación de áreas protegidas marinas es, a nivel mundial, uno de los principales desafíos de la próxima década. Por ello, uno de los objetivos de la Convención de Biodiversidad, firmada por la Argentina, es proteger 10% del Mar Argentino (10.000.000 de hectáreas). Sin embargo, por el momento, la superficie de mar y costas con algún grado de protección representa el 0,85% (850.000 hectáreas u 8.500 km2), según el Foro para la Conservación del Mar Patagónico.
 
Con la intención de revertir esta situación, la Administración de Parques Nacionales y algunas provincias Patagónicas, como Chubut y Santa Cruz, comenzaron un proceso de ampliación de esta red de áreas protegidas, con la creación de los Parques Interjurisdiccionales Marinos Golfo San Jorge e Isla Pingüino. Una serie de nuevas iniciativas en gestión, permitirían que la Argentina realice avances importantes en la protección del Mar Argentino. En el año del Bicentenario, que coincide con el Año Mundial de la Diversidad Biológica, esto sería una buena noticia. 
 
El reciente fallo del tribunal de La Haya por el caso Botnia, y el largo conflicto con Uruguay nos muestra, una vez más, la necesidad de abordar la problemática ambiental con anticipación al surgimiento de los conflictos sociales. Esta es una obligación fundamentalmente del Estado pero, también, es responsabilidad de todas las instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos priorizar el medio ambiente en la agenda política. Casos como el de la minería y el creciente nivel de conflictividad de la actividad en varias provincias del oeste de nuestro país, requieren de una intervención clara del Estado, promoviendo espacios de diálogo entre los diferentes intereses involucrados y generando, a través de políticas públicas claras y transparentes, las garantías a la población que le permitan gozar de un ambiente sano en el presente y en el futuro.
Día de la Tierra
© FVSA Enlarge
Pesca de altura
© Martin Brunella Enlarge
Bosques
© FVSA Enlarge
Merluza juvenil
© Ricardo L. Mosso - FVSA Enlarge
Bosques
© FVSA Enlarge
Crisis de la merluza
© Martin Brunella Enlarge
Futbol para todos
© FVSA Enlarge