21 de marzo - Día internacional de los bosques. No hay nada que festejar | Fundación Vida Silvestre Argentina

21 de marzo - Día internacional de los bosques. No hay nada que festejar



Publicado: 21 March 2016
No hay nada que festejar
© No hay nada que festejar
Hoy, 21 de marzo, es el Día Internacional de los Bosques establecido por la ONU. Y en la Argentina no hay mucho para celebrar. Si bien la sanción de la Ley de Bosques en 2007 y su reglamentación en 2009 fue un gran paso para proteger a este ecosistema, su correcta implementación es una cuenta pendiente, dado que apenas se le asignó a la conservación de nuestros bosques nativos el 8.5% de lo estipulado en la Ley: recibieron entre 2010 y 2015 1.239 millones de pesos (según el "Informe de estado de implementación 2010 - 2015" del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación) en vez de los 14.750 millones que le correspondían.
 
Y no hay señales de mejora debido a la quita de las retenciones agropecuarias realizadas en diciembre de 2015, que financiaban el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, con el objetivo de compensar a las jurisdicciones que conservan los bosques nativos y, por ende, los servicios ambientales que éstos brindan.
 
En la Argentina, los bosques nativos están en proceso de degradación por la deforestación. Desde 1990 perdimos 7.5 millones de hectáreas de bosques (es el equivalente a la provincia de Formosa), según un informe de 2015 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). 
 
Aún quedan 11 millones de hectáreas susceptibles de ser convertidas a otros usos del suelo, y se requieren medidas adicionales a la Ley de Bosques para reducir la deforestación en estos sitios, como la creación de Áreas Protegidas.
 
¿Por qué son importantes los bosques?
Los bosques concentran más de la mitad de la biodiversidad terrestre del planeta. Al mismo tiempo, funcionan como reservorio de dióxido de carbono (uno de los principales gases que causan el efecto invernadero), al punto tal que, cerca de un 20% de las emisiones globales de estos gases, provienen de la deforestación y la degradación de bosques. Nuestro país posee un reservorio invaluable de dióxido de carbono en sus bosques chaqueño y patagónico, selva misionera y yungas. Se estima que los bosques nativos de estos ecosistemas que  quedan en la Argentina resguardan 9.300 millones de toneladas de CO2, es decir que pueden compensar las emisiones de los autos, camiones, aviones, usinas, industrias, ganado y cultivos argentinos en 18 años, según cálculos realizados por la Secretaría de Ambiente de la Nación, en el marco de la Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático en agosto de 2015.
No hay nada que festejar
© No hay nada que festejar Enlarge