Agenda Caliente | Fundación Vida Silvestre Argentina

Agenda Caliente



Publicado: 24 September 2015
Agenda Caliente - Noticia Original publicada en la Revista Apertura el 24 de septiembre de 2015
© Agenda Caliente - Noticia Original publicada en la Revista Apertura el 24 de septiembre de 2015
Noticia Original publicada en la Revista Apertura el 24 de septiembre de 2015
Autor: María del Pilar Assefh

En las cumbres de Nueva York y París se delinearán las nuevas pautas que guiarán el desarrollo global en los próximos años. El peso de la Encíclica Laudato si'.
"Sustentabilidad es el nuevo nombre del juego". Pocas, pero concisas y llenas de promesas, son las palabras que René Mauricio Valdés, coordinador Residente de Naciones Unidas (ONU) y representante Residente del Programa de este organismo para el Desarrollo (PNUD) en la Argentina, utiliza para describir el escenario internacional actual. Y así parecería ser, si los encuentros, negociaciones, plazos y publicaciones son indicación alguna. Es por ello que reflexiona: "Con tanta cosa que está pasando, pareciera que se han alineado los astros de un modo muy especial para que todo suceda este año".
Una de estas "cosas" aconteció del 14 al 18 de marzo último en Sendai, Japón. Se trata de la Tercera Conferencia Mundial de la ONU sobre Riesgos de Desastres, que resultó en la adopción de la Declaración de Sendai y el Marco de Acción de Sendai para la Reducción de Riesgos de Desastres 2015-2030, primer acuerdo (con metas mundiales y i prioridades acordadas) de la agenda i de desarrollo pos 2015. La segunda llegó pocos meses después, i el 24 de mayo, en la forma de la Carta i Encíclica Laudato si' del Santo Padre i Francisco sobre el Cuidado de la Casa i Común. "Es la primera vez que un líder mundial como el Papa habla de este tema, planteándolo desde un nivel muy profundo. Directamente aborda el problema del consumo y de los valores de la sociedad que están detrás de eso", apunta, respecto de esta publicación, Diego Moreno, director General de Fundación Vida Silvestre
 Argentina, al tiempo que Virginia Vilariño, coordinadora del Área de Energía y Clima del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS), destaca: "No sale por casualidad ahora. Sale para darle un empuje moral a lo que se tiene que negociar en septiembre y en París. El peso moral que faltaba a la negociación, oportunamente, lo pone esta Encíclica".
'Lo que se tiene que negociar en septiembre y en París', justamente, tiene el potencial de terminar de delinear la agenda de desarrollo global de los próximos años. En este sentido, la Cumbre Especial sobre Desarrollo Sostenible que tendrá lugar del 25 al 27 de este mes, en Nueva York, y la 21a Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), que se realizará a partir del 30 de noviembre, en París, pueden llegar a ser -voluntad política mediante- bisagra, así como lo fueron los dos acontecimientos antes mencionados.
En el primero se presentarán los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una reformukción de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo plazo de aplicación culmina este año, con un resultado exitoso, de acuerdo a Valdés, dado que la pobreza, en promedio mundial, fue reducida a la mitad desde 2000 para acá. Las diferencias entre ambos, sin embargo, son significativas. Por un lado, en palabras de Vilariño, "hay un lugar muy explícito para el sector empresario en la definición y cumplimiento de los ODS", que no estaba en los previos. Así, mientras los destinatarios de los ODM eran los gobiernos, "ahora las empresas colaboran".
Por otro lado, tal como explica Valdés, los ODM ponían el foco en la pobreza, con metas bien concretas, pero desatendiendo otros aspectos vinculados al desarrollo, como la economía, el medioambiente, las ciudades y la energía. En los ODS esto se rectifica, con metas más abarcativas que contemplan estos y otros temas, con la intención de "armonizar las dimensiones económica, ambiental y social", y que los objetivos de cada una, al menos, no choquen. Paralelamente, los ODS -contrariamente a lo que planteaban los ODM- invitan a que cada país elabore su propio plan de desarrollo, algo en lo que deberán trabajar a partir de la aprobación de los objetivos en la cumbre neoyorquina. Del mismo modo, para su formulación, se llevó a cabo un proceso que incluyó cerca de 100 consultas nacionales y cinco informes globales, entre ellos, uno empresarial, a través de la Red de Pacto Global.
Un aspecto que dicho proceso comparte con el que se está desarrollando de cara a la COP21, por el cual cada país, antes del 1° de octubre, debe presentar sus INDCs (Intended Nationally Determined Contributions) con las metas que se propone en términos de adaptación al cambio climático, y cuya sumatoria definirá el acuerdo parisino. Este, a su vez, tiene el potencial de ser el hito final de un 2015 que, tal vez, quede señalizado en la historia como el año en que la promesa de un futro mejor para la humanidad comenzó a ser cumplida. 


«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«» 

La encíclica de este año de Francisco, que abordó la problemática ambiental a fondo.
Agenda Caliente - Noticia Original publicada en la Revista Apertura el 24 de septiembre de 2015
© Agenda Caliente - Noticia Original publicada en la Revista Apertura el 24 de septiembre de 2015 Enlarge