Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques | Fundación Vida Silvestre Argentina

Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques



Publicado: 11 October 2015
Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques - Clarin 11/10/2015
© Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques - Clarin 11/10/2015
Artículo original publicado en el Diario Clarín el 11/10/2015
Por Marina Aizen

Se designó apenas el 5% del dinero que establece una ley nacional, criticaron varias ONG ambientales.
Hay una conexión íntima entre la deforestación y el cambio climático: en la Argentina provocó el 22% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según consta en el último inventario de emisiones. Pero la ley de Bosques, que es la herramienta fundamental para detener los desmontes, ha sido desfinanciada en el Presupuesto 2016, ya que apenas se destinó el 5% de lo que está estipulado en la legislación, denunciaron varias ONG.

"El fondo para la ley de Bosques tendría que tener 5.121 millones de pesos y le dan sólo 265 millones", señaló María Marta Di Paola, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). "Falta un 95% del dinero para conservar los bosques en la Argentina", agregó.

Esta no es la primera vez que el Gobierno incumple con la ley, sancionada en 2007, para frenar el devastador ciclo de desmontes que produjo el avance de la frontera agrícola por el boom de la soja. De hecho, hasta la fecha nunca se han destinado los montos que indica la norma, que equivalen al 0,3% del Presupuesto nacional, más el 2% de lo recaudado en concepto de retenciones a las exportaciones de productos agrícolas y forestales. Incluso, hubo un año –2010– en que se desvió casi la mitad del dinero del Fondo Nacional de Enriquecimiento de Bosques Nativos para

Fútbol para Todos. El jefe de Gabinete era entonces, como ahora, Aníbal Fernández.

Sin embargo, este año es diferente el marco en que se toma la decisión política de bajar el presupuesto para la conservación. Hace unos días, el Gobierno se comprometió ante las Naciones Unidas a cumplir a rajatabla con la ley de Bosques como parte de su contribución a la lucha contra el cambio climático. La meta ya era considerada poco ambiciosa por las ONG porque no incorporaba nuevas superficies de bosques a ser protegidas.

Al mismo tiempo, la Argentina está en el proceso de solicitar una ayuda de 70 millones de dólares a un fondo administrado por el Banco Mundial, llamado Forest Carbon Partnership Facility, que es el instrumento a través del cual los países que más contaminaron la atmósfera compensan a las naciones en desarrollo por el daño, y alientan a que no se siga deteriorando el planeta. "La Argentina pide plata afuera y no cumple con sus obligaciones adentro", sentenció Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace. "El país reclama ser uno de los beneficiarios del Fondo Global de Protección de Bosques, pero no es bueno manejando las obligaciones que se autoimpuso. Esto es preocupante", sostuvo.

Según Giardini, el ítem del Presupuesto destinado al rubro Bosques contiene 23 veces menos de lo que establece la ley, lo que "demuestra que no hay política de Estado para la protección".

Mientras están en pie, los bosques absorben dióxido de carbono, uno de los principales gases que producen el calentamiento de la atmósfera, porque atrapan el calor del sol. Cuando se los derriba, todas esas emisiones vuelven al ambiente. Por eso la deforestación es uno de los factores antropogénicos más importantes en el aceleramiento de la suba de la temperatura planetaria.

Uno de los últimos informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el organismo que produce la información científica para la ONU, señaló que "el 4,3 % de la deforestación global ocurre en la Argentina" y agregó que "la deforestación en el bosque chaqueño se ha acelerado en la última década a partir de la expansión agrícola, convirtiéndose así en la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino".
Actualmente se conserva el 27% del bosque nativo, por lo que la Argentina está en una verdadera emergencia forestal. La ley de Bosques no impide más desmontes. Establece zonas rojas, donde la tala está prohibida; zonas amarillas, donde se autoriza un uso sustentable del recurso, y zonas verdes, donde las topadoras están autorizadas a avanzar. Uno de los trucos de las provincias ha sido el cambio de la zonificación para autorizar la expansión de emprendimientos agrícolas y ganaderos.

Manuel Jaramillo, de la Fundación Vida Silvestre
, lamentó que "nunca se escuche a los diputados de las provincias con bosques levantar la mano" cuando se discute las bajas partidas para la protección forestal. "Si se dotara de más financiamiento a la ley de Bosques podríamos reducir la deforestación en forma significativa. Cuando demostrás que no deforestaste, que redujiste emisiones de carbono, podés pedir a la Convención de Cambio Climático que te paguen por tonelada de carbono no emitida", dijo.

Jaramillo también cuestionó el bajo nivel de compromiso asumido contra el cambio climático, diciendo que "podría haberse puesto como meta reducir la tasa de deforestación al 20% de lo que tenemos hoy".
Cuando las topadoras arrasan. En Argentina, se desmontaron 7,6 millones de hectáreas entre 1990 y 2015.

Crisis forestal
  • 626.244 hectáreas de bosque protegido fueron arrasadas desde la ley de Bosques en Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco.
  • 27 por ciento es la superficie que queda del bosque nativo original. El ecosistema más afectado fue el bosque chaqueño.
  • 27 pesos se destinan por hectárea por año a la conservación de las llamadas "zonas rojas", donde está prohibido desmontar.
 
Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques - Clarin 11/10/2015
© Afirman que el Presupuesto 2016 destina menos plata a los bosques - Clarin 11/10/2015 Enlarge