Piden un modelo pesquero que garantice la sustentabilidad del sector | Fundación Vida Silvestre Argentina

Piden un modelo pesquero que garantice la sustentabilidad del sector



Publicado: 10 April 2012
©
Noticia Publicada en la Revista Puerto el 10 de Abril de 2012

El año 2012 pareciera ser un punto de inflexión para el sector pesquero. Comenzó con fuertes declaraciones de las cámaras pesqueras denunciando la crítica situación económica. En un comunicado del 26 de enero, la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA) y el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA) advirtieron que muchas de sus empresas se encuentran sumergidas en una clara y definitiva situación de quebranto, y reclamaron una urgente y sustancial ayuda para evitar que se profundice la crisis económica y financiera que golpea al sector.

Según los empresarios, "desde hace varios meses la industria opera con una rentabilidad negativa a causa de la constante caída de los precios internacionales de sus productos, en combinación con una extraordinaria suba de sus costos de producción, situación que hace "inviable" a la actividad”. Los sindicatos, por su parte, desconfían de esta situación y se preparan para una discusión en paritarias que promete nuevos conflictos, continuando con los ocurridos en 2011.

"La quiebra de Harengus S.A; la venta de activos de Alpesca para pagar sueldos y cargas sociales y los despidos en las pesqueras Kaleu Kaleu y Veraz son solo algunos ejemplos que ilustran la gravedad del conflicto”, sostiene Guillermo Cañete, coordinador del Programa Marino de Vida Silvestre. Y, continua: "El valor del dólar, la inflación, el precio del combustible y otros insumos, las retenciones a las exportaciones y los costos laborales son algunas de los argumentos más escuchados para explicar esta situación”.

Ante esta escalada del conflicto y en vísperas de Semana Santa-momento en el cual los argentinos consumen más pescado- Vida Silvestre alerta sobre esta situación y reitera la necesidad de implementar un nuevo modelo pesquero que considere los siguientes puntos propuestos hace ya cinco años:

• Generar un sistema de manejo pesquero basado en la mejor información científica fidedigna disponible, aplicando el criterio precautorio y el enfoque ecosistémico.

• Desarrollar un esquema de gobernabilidad participativa que contribuya a la generación de consensos y compromisos entre todos los actores y a la promoción de prácticas pesqueras responsables, incluyendo el acceso público a la información.

• Adecuar el marco legal con un enfoque dinámico que asegure el cumplimiento de las políticas pesqueras en términos de manejo sustentable.

• Implementar un sistema de monitoreo pesquero eficiente y transparente que genere información confiable (estadísticas; vigilancia y control de capturas a bordo, descartes y desembarques; observadores a bordo).

• Ajustar la capacidad pesquera a la disponibilidad de los recursos.

• Incorporar tecnologías de captura selectiva. • Optimizar los aspectos tecnológicos y económicos para mejorar el valor de los recursos pesqueros, aprovechar la pesca acompañante, diversificar los productos y procesarlos con valor agregado y mano de obra intensiva.

El caso de la merluza
La situación de la merluza, principal recurso pesquero de nuestro país, sigue siendo alarmante. En reiteradas oportunidades Vida Silvestre denuncio que en los últimos 20 años perdimos más del 80% de la merluza común debido a la sobrepesca. Y, ante la desaparición de los ejemplares adultos, se están capturando peces chicos, alterando todo el ciclo de esta especie y agravando la crisis que actualmente atraviesa. En estas condiciones resulta imposible acceder a una certificación como la del Marine Stewardship Council (MSC) que permitiría acceder a mercados de "primera” que exigen productos originados en pesquerías que demuestren un manejo sustentable. "Nada cambió porque todavía no existe una política de mediano y largo plazo que permita afrontar las dificultades económicas en esta difícil coyuntura”, advierte Cañete. (Fuente: Funadación Vida Silvestre)