Delta del Paraná | Fundación Vida Silvestre Argentina

Delta del Paraná



Las islas del Delta del Paraná deben su existencia a la gran cantidad de sedimento que acarrea el agua del Paraná. Los bancos de sedimento son colonizados por juncos, ceibos, pajonales y otras especies que contribuyen con sus raíces a consolidar las islas que posteriormente son colonizadas por otras especies.

El Delta del Paraná de este modo va avanzando, por colmatación, sobre el estuario del Río de la Plata; las islas que se forman son características, con forma de plato: sus costas o riberas son más elevadas (por albardones naturales) que sus centros, donde suelen existir pantanos y pequeñas lagunas.

Se divide en tres grandes regiones: el Delta Superior, el Delta Medio y el Delta Inferior o en formación, y se la considera como “zona de transición” entre la Mesopotamia y la llanura pampeana. Especies de ambas regiones, asociadas a los humedales, convergen en el Delta del Paraná. Muchas fueron cazadas hasta la extinción: el yaguareté llegaba hasta Buenos Aires y es el origen del nombre del partido de Tigre. El ciervo de los pantanos todavía encuentra en el Delta del Paraná un refugio.

Las principales amenazas que enfrenta esta región son la modificación del terreno, la contaminación de las aguas, la introducción de especies exóticas y la caza y pesca furtivas, por lo que es prioritaria la creación de nuevas áreas protegidas.




Por más áreas protegidas



Ciervo de los Pantanos  
 
	© Ciervo de los pantanos
© Ciervo de los pantanos
 
	© Delta del Paraná
© Delta del Paraná