Esteros del Iberá | Fundación Vida Silvestre Argentina

Esteros del Iberá



Los Esteros del Iberá son un depósito de agua estancada, con una profundidad que no supera los tres metros y se encuentran cubiertos por plantas acuáticas.

Se constituye como el segundo humedal más grande del mundo: antiguos cauces o lechos abandonados del río Paraná conforman la base de esta compleja red de humedales, que se encuentra compuesta por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.

Los aguapés, las amapolas y las lentejuelas de agua, son algunas de las especies flotantes que cubren la superficie de las lagunas, formando camalotales. Éstos dan origen a los embalsados, y sobre su entretejido vegetal se deposita la tierra que permite el arraigo de las plantas. Algunas de estas islas flotantes llegan a los dos metros de espesor y se puede caminar sobre ellas.

Gracias a su peculiar geografía es una de las zonas que cuenta con una variada población animal. La fauna autóctona incluye numerosas especies amenazadas, como el yacaré o el oso hormiguero. Por eso, debemos estar atentos a cuidar esta valiosa fuente de agua y las especies que la habitan.

¿Cuáles son las señales de los Esteros del Iberá?



Cuidar las fuentes de agua 
 
	© Esteros del Iberá - Yacaré
Leonel Roget / Vida Silvestre
© Esteros del Iberá - Yacaré
 
	© Esteros del Iberá - Plantas acuáticas
Leonel Roget / Vida Silvestre
© Esteros del Iberá - Plantas acuáticas