Protección de la Biodiversidad y sus servicios ecosistémicos



La diversidad biológica abarca a todas las especies que viven en un espacio determinado, a su variabilidad genética, a los ecosistemas de los cuales forman parte estas especies, y a los paisajes o regiones en donde se ubican los ecosistemas. La diversidad biológica ofrece servicios de importancia económica y social, como la polinización en cultivos, la protección de cuencas hídricas o la fertilidad de los suelos, siendo necesaria para el bienestar y el equilibrio en la biosfera, y por ende, de la calidad ambiental para el desarrollo humano.
 
Sin embargo, como su valor no se refleja en términos económicos, no está suficientemente reconocida. Los indicadores económicos no muestran de manera adecuada los beneficios que podrían obtenerse con una gestión eficiente de los ecosistemas: así, un país que tala sus bosques y agota sus recursos pesqueros reflejará una ganancia en su PBI, a pesar de la pérdida del capital natural y oportunidades futuras de desarrollo. 
 
Se estima que el valor monetario de la biodiversidad actualmente asciende a 33 billones de dólares anuales (dos veces y medio el PBI de EEUU), pero la falta de contabilización de este valor hace que todos los días perdamos parte de esta riqueza. Esa pérdida se observa en el ritmo de extinciones, que se aceleró al menos 100 veces respecto al ritmo natural de formas alarmantes: cada día, desaparecen entre 50 y 300 especies, y esta tendencia continúa. Prácticamente, todos los ecosistemas de la Tierra fueron transformados por la acción del hombre.
 
La Argentina se clasifica como uno de los países “megadiversos”,  con 15 ecorregiones continentales, 3 oceánicas y la región antártica, que incluyen 9.000 especies de plantas vasculares y 2.380 especies de vertebrados. Con 400 áreas protegidas (7,7% de la superficie total), es un país pionero en la región y en el mundo en iniciativas para proteger la biodiversidad a través del sistema de Parques Nacionales; sin embargo la falta de inversión hizo que hoy la situación sea diferente. Las áreas protegidas son las mejores herramientas disponibles para asegurar la protección de las especies, pero también son clave para asegurar la provisión de servicios ambientales básicos y críticos.
 
Vida Silvestre considera que una política argentina para la biodiversidad debería apuntar a fortalecer y ampliar el Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP) y a promover una ley que fije estándares mínimos y políticas comunes entre las diferentes jurisdicciones y actores interesados. Dicha Ley de Presupuestos Mínimos para Áreas Protegidas, debería considerar como objetivo principal, conservar al menos un 17% de la superficie de cada región natural terrestre y el 10% del Mar Argentino, según las metas planteadas en la Convención de Diversidad Biológica -firmadas en 1992 por el gobierno argentino y ratificadas en 1994 por el Congreso Nacional mediante Ley 24.375. Para ello, debería regular estándares mínimos de inversión y de manejo de las áreas, promover sistemas de incentivos para la creación de áreas privadas, y proponer claros mecanismos de coordinación entre las jurisdicciones junto con la definición de un régimen de financiamiento del sistema.

¿Qué hace Vida Silvestre? 

  • 1979: Creamos la Reserva de Vida Silvestre Campos del Tuyú, que en 2009 se convirtió en Parque Nacional, el primero en proteger las pampas con 3.040 hectáreas. En 2001, compramos la estancia Monte León, gracias a la donación de Patagonia Land Trust, para crear el primer Parque Nacional de la costa patagónica en 2004, con 62.169 hectáreas. 
  • 1987: Lanzamos el programa Refugios de Vida Silvestre. En la actualidad, contamos con 16 refugios que suman más de 177.000 hectáreas protegidas de alto valor biológico, en 9 provincias del país.
  • 1998: Creamos la Reserva de Vida Silvestre Urugua-í en Misiones, con 3.243 hectáreas. En 2005, creamos la Reserva de Vida Silvestre San Pablo de Valdés en Chubut con 7.360 hectáreas.
  • 2013: Impulsamos la sanción de la ley que creó la primera Área Marina Protegida de Argentina, Banco Namuncurá (Burdwood), 3.400.000 ha de alta biodiversidad. 
  • En 2014, apoyamos la sanción de la ley para el establecimiento de un Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas destinado a conservar la riqueza marina de nuestro país.
 
© Unos 60 millones de personas que componen los pueblos originarios de las diferentes regiones del planeta, dependen enteramente de los bosques para su subsistencia.
© Unos 60 millones de personas que componen los pueblos originarios de las diferentes regiones del planeta, dependen enteramente de los bosques para su subsistencia.
 
© Arroyo Urugua-í
© Arroyo Urugua-í
 
© La biodiversidad se redujo un 52% en los últimos 40 años
© La biodiversidad se redujo un 52% en los últimos 40 años
 
© Se estima que en la Argentina, quedan menos de 200 ejemplares en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero.
© Se estima que en la Argentina, quedan menos de 200 ejemplares en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero.