¿Cuál es el problema? | Fundación Vida Silvestre Argentina

¿Cuál es el problema?



Para un país en desarrollo, la disponibilidad de energía resulta estratégica. Sin embargo, cuando su generación y consumo no se realizan en forma responsable, las consecuencias afectan nuestras posibilidades de desarrollo y nuestro entorno natural.
En la Argentina, el sector energético genera el 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del cambio climático. En el mundo, este valor se acerca al 61%. El resto de las emisiones se reparten entre los procesos industriales, la agricultura, la deforestación y la basura.

Además de generar emisiones de GEI, existen otros impactos ambientales relacionados con el sector energético, como la contaminación atmosférica y del agua, la destrucción de hábitats y la degradación de tierras provocada por la construcción de grandes obras destinadas a generar energía.

Ante este escenario, dos estrategias aparecen como prioritarias: la inversión en energías limpias y el uso eficiente y racional de la energía. Esta última promete ser la acción más efectiva en el corto y mediano plazo para disminuir el consumo energético, reducir las emisiones de GEI y minimizar otros impactos ambientales generados por el sector. En la Argentina, ya se están impulsando algunas medidas para promover la eficiencia energética, sin embargo, resultan aún parciales e insuficientes.

Algo fundamental a tener en cuenta: siempre es más barato ahorrar una unidad de energía que producirla


Es necesario involucrar a todos los sectores de consumo con políticas de eficiencia abarcativas, sustentadas por suficientes recursos humanos y económicos. En síntesis, estamos en el camino correcto, las medidas lentamente están siendo tomadas, pero se necesita mayor velocidad y definición en estos temas.
 
	© En la Argentina, el sector energético genera el 50%de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del cambio climático
© En la Argentina, el sector energético genera el 50%de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del cambio climático