Apostar al fracking es un mal negocio | Fundación Vida Silvestre Argentina

Apostar al fracking es un mal negocio



Publicado: 07 May 2018
©
Argentina necesita repensar su matriz energética, incluyendo las nuevas tecnologías en energías renovables, que en los países desarrollados están desplazando a las energías más problemáticas: como la nuclear, la hidroeléctrica, obtenida con las megarepresas, o los hidrocarburos como petróleo y gas. 

Respecto a estos últimos, el método utilizado para su extracción tiene una serie de impactos ambientales que los tornan una metodología no recomendable para desarrollar en el país.
De hecho es una metodología que no está permitida en muchos países como Francia, Bulgaria, Alemania, Reino Unido, República Sudafricana, República Checa, España, Suiza, Austria, Italia, República de Irlanda, entre otros.

Algunas razones:
  • Las fugas a la atmósfera empeoran el balance de gases de efecto invernadero para el shale gas. Existe una gran preocupación acerca de las emisiones fugitivas asociadas al shale gas. Algunos estudios revelan valores de hasta un 9%, aunque en promedio podrían ser menores. De todas maneras se considera valores superiores al 3,2% anularían las ventajas del gas  sobre otros combustibles fósiles.
  • Impactos ambientales locales. En los sitios en donde la explotación del shale gas ha alcanzando escala comercial se han producido algunos de las siguientes problemas:

-Disponibilidad de agua  dulce. La  extracción de shale gas requiere de enormes cantidades de agua. Miles de veces la requerida por la explotación de gas convencional. 

-Contaminación del agua superficial y subterránea. Existe un alto riesgo a partir de la construcción del pozo, los procesos de fractura y producción de gas y el abandono posterior del pozo. Algunos de estos problemas son comunes a las actividades extractivas mineras de gran escala.

-Disposición de los fluidos utilizados. Los fluidos utilizados en el proceso de fracking, re-emergen no solo con las sustancias contenidas originalmente sino que en muchos casos con aquellas que colectan subterráneamente constituyéndose en una potencial fuente de contaminación superficial. 
En ese sentido, Vida Silvestre llama a la revisión de las autorizaciones de fracking de nuestro país, que tienen implicancias socioambientales significativas para la población y para las actividades productivas al seguir apostando a un modelo extractivista que no da respuesta firme y duradera a las necesidades energéticas de la nación.

La eficiencia energética sigue siendo la mejor forma de producir energía. Vida Silvestre insiste en solicitar a los gobiernos que en lugar de seguir promoviendo estas prácticas agresivas, incorporen  una fuerte política de promoción de la eficiencia energética, para reducir la demanda de energía independientemente de seguir aumentando su oferta.