Acerca de los esqueletos hallados en San Pablo de Valdés | Fundación Vida Silvestre Argentina

Acerca de los esqueletos hallados en San Pablo de Valdés



Publicado: 14 February 2018
Leonel Roget / Vida Silvestre
© Huellas de cuatriciclo en San Pablo de Valdés
Buenos Aires, 14 de febrero de 2018 - En el día de ayer se difundieron unas fotografías de esqueletos humanos encontrados en una playa de Península Valdés, más precisamente en Playa Colombo, dentro de la Reserva Natural de la Fundación Vida Silvestre Argentina San Pablo de Valdés. El "descubrimiento" y las fotografías fueron hechas por un vecino de la ciudad de Puerto Madryn que accedió ilegalmente a la Reserva mientras paseaba en cuatriciclo en una zona expresamente vedada para esta clase de actividades: el Plan de Manejo vigente del área Natural Protegida y Patrimonio Natural de la Humanidad Península Valdés prohíbe explícitamente la circulación con cualquier vehículo a motor en playas y en áreas agrestes por el impacto que esta actividad genera en los valores naturales y culturales del área.

Estos restos humanos son parte de un yacimiento arqueológico que es estudiado desde 1994 por investigadores del Centro Nacional Patagónico (CENPAT) / CONICET. La Reserva de Vida Silvestre San Pablo de Valdés conserva un fragmento natural de la Patagonia, con indicios de presencia humana de hasta 3000 años de antigüedad. Las bolsas de plástico que cubrían los restos habían sido dispuestas por los investigadores para proteger y marcar los yacimientos. 

El acceso de visitantes a las áreas donde se encuentran los yacimientos está totalmente prohibido pues la presencia humana constituye tal vez el mayor riesgo para su conservación. Estos estudios se hacen con autorización de la Dirección de Cultura y la Dirección de Conservación de la provincia del Chubut, como así también con el conocimiento de representantes de comunidades de pueblos originarios. De hecho, por respeto a las tradiciones es que los restos no se remueven del lugar.

En 2012, Vida Silvestre solicitó un estudio para establecer una línea de base arqueológica para conocer el estado y la diversidad de los bienes arqueológicos de la reserva. Así, en dos campañas realizadas en abril y octubre de 2012, fueron detectados 11 sitios arqueológicos en la reserva natural San Pablo de Valdés. Además de los entierros humanos, se encontraron entierros rituales de animales y artefactos como utensilios de piedra y cuencos de cerámica, entre otros hallazgos. Los yacimientos arqueológicos en San Pablo de Valdés permitieron conocer las adaptaciones, modo de vida y costumbres y cultura de los pueblos originarios: en el lugar se llevaron cabo múltiples actividades como talla y producción de instrumentos, caza, pesca y recolección de recursos alimenticios y entierro de los muertos.

Las prácticas mortuorias aportan información muy valiosa sobre el mundo simbólico y rituales de los pueblos del pasado. 9 de los 11 yacimientos arqueológicos se encuentran a cielo abierto, en campos de dunas activas. Así, uno de los entierros humanos fue descubierto accidentalmente, luego de que quedara expuesto por erosión eólica. Personal de Vida Silvestre de la Reserva tomó las primeras fotografías, que luego permitieron a los investigadores comprobar que el sitio sufrió grandes alteraciones: de los cinco cráneos registrados, tres ya habían sido extraídos por desconocidos. Varios huesos habían sido pisoteados por guanacos y posiblemente también por cuatriciclos, dadas las huellas de estos vehículos en distintas partes de la Bajada Colombo. En el libro "Reserva de Vida Silvestre San Pablo de Valdés, 10 años" se incluye un capítulo (13) que detalla en profundidad los resultados obtenidos en las campañas de 2012.

Los investigadores resaltan que los yacimientos se encuentran en alto riesgo, y que "el impacto más grave sobre los bienes arqueológicos está dado por la acción antrópica. La cercanía de la Bajada Colombo a puntos de uso turístico y recreativo en Península Valdés propicia su acceso, sea de a pie como por embarcaciones o motos y vehículos 4x4, tal como el equipo pudo comprobar durante las dos campañas".

Además de proteger un patrimonio cultural de notable riqueza, la Reserva de Vida Silvestre San Pablo de Valdés conserva 7.360 hectáreas de paisaje patagónico. Desde su creación como reserva en julio de 2005, es uno de los dos campos de la península donde se retiró la totalidad del ganado ovino y equino, con lo que el ecosistema ha mostrado signos de restauración.

Una vez más, casos como este nos demuestran la necesidad imperiosa de reforzar el control de uso de vehículos, así como el acceso furtivo a áreas protegidas en la Península Valdés, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. Además, la cuenca de Playa Colombo es un humedal de importancia internacional, al formar parte del Sitio Ramsar Humedales de Península Valdés. Pese que albergan un patrimonio natural y cultural tan rico como irremplazable, los médanos donde se encuentran estos yacimientos son ecosistemas frágiles y poco protegidos en nuestro país.

Contacto para prensa
Leonel Roget | Responsable de Comunicación
M (+54 11) 1541922761 | T (+54 11) 4331-3631 ext 136
leonel.roget@vidasilvestre.org.ar  | www.vidasilvestre.org.ar
Twitter: @vida_silvestre / Facebook: VidaSilvestre / Instagram: FundacionVidaSilvestre
Leonel Roget / Vida Silvestre
© Huellas de cuatriciclo en San Pablo de Valdés Enlarge