Bosques Nativos: los olvidados de siempre en el presupuesto nacional | Fundación Vida Silvestre Argentina

Bosques Nativos: los olvidados de siempre en el presupuesto nacional



Publicado: 24 October 2018
© Archivo FVSA
Desde Fundación Vida Silvestre Argentina expresaron su preocupación al conocerse El Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2019 que hoy está siendo debatido en el Congreso. El mismo asigna apenas 595 millones de pesos para la protección de todos los bosques de la Argentina, apenas el 4.75% de lo estipulado por la Ley de Bosques. 

El "Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2019" que está siendo debatido en el Congreso de la Nación determina, en el artículo 16 del mismo, que se asignan al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos, en virtud de lo establecido por el Artículo 31 de la Ley N° 26.331, un monto de pesos  QUINIENTOS SETENTA MILLONES QUINIENTOS MIL ($ 570.500.000) y para el Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos un monto de PESOS VEINTICINCO MILLONES ($ 25.000.000). Sin embargo, este monto estipulado corresponde apenas al 4.75% de lo que debiera establecerse a la protección de nuestros bosques si se cumpliera la ley.

La Ley Nº 26.331 (la comúnmente conocida como Ley de Bosques) es clara. En su artículo 31 estipula que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos estará integrado por las partidas presupuestarias que no podrán ser inferiores al 0.3% del presupuesto nacional. Ese 0.3% para 2019 debiera ser de 12.500 millones de pesos, una cifra muy superior a los 595 millones estipulados en este proyecto. El Fondo también debiera recibir el 2% del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

"Lo único que estamos pidiendo es que se cumpla la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Sin el adecuado estímulo financiero previsto por la Ley de Bosques las provincias se ven imposibilitadas de fortalecer, de manera apropiada, su capacidad de fiscalización, control y vigilancia. Por otro lado los propietarios de áreas con bosques nativos no reciben estímulos para desarrollar el uso sustentable o compensaciones por las áreas que deben destinarse exclusivamente a la conservación. Mientras el gobierno de turno desoye el pedido de la sociedad, la deforestación continúa, se pierden bosques, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable” explica Manuel Jaramillo, director General de Fundación Vida Silvestre Argentina.

A partir de la difusión de esta información, desde Fundación Vida Silvestre Argentina mostraron su preocupación frente a la reiteración de una situación que se genera cada año desde la sanción de la Ley de Bosques.
Los más de 50 millones de hectáreas de bosques nativos, declaradas por la sumatoria de las provincias argentinas en sus leyes de ordenamiento territorial no pueden cuidarse con un presupuesto de 595 millones de pesos al año. En definitiva estamos pensando que 12 pesos alcanzan para cuidar una hectárea de bosque un año completo (un peso por mes por hectárea).

Desde su implementación, la Ley de Bosques nunca pudo contar con su presupuesto completo, y recibió mucho menos del 10% del presupuesto que les correspondería.

"Entre 2010 y 2018 los bosques recibieron 3.063 millones de pesos en vez de los 36.537 millones que le correspondía. Apenas el 8.35% de lo estipulado por la ley. El proyecto de Presupuesto 2019 acentúa esta tendencia asignando menos del 5% de los 12.500 millones de pesos que le correspondería. Es fundamental que el reclamo por nuestros bosques sea escuchado y que éstos puedan contar por primera vez con el presupuesto que la ley estipula. En estos últimos 3 años se estima que hemos sufrido una inflación cercana al 100%, sin embargo, nuestros bosques no reflejan en su presupuesto una situación siquiera cercana a esto. Pareciera que nuestros bosques también han sido devaluados", expresa Jaramillo.

Hay una conexión íntima entre la deforestación y el cambio climático: en la Argentina provocó el 22% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según consta en el último inventario de emisiones. El cuidado de nuestros bosques nativos es, tal vez, la mayor herramienta que tiene nuestro país para enfrentar el cambio climático y cumplir con los compromisos asumidos frente al Acuerdo de Paris. Un reciente estudio presentado en conjunto entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Fundación Vida Silvestre Argentina, realizado en el marco del proyecto Collaboration for Forest and Agriculture demuestra que continuando con la tendencia actual la emisión de gases de efecto invernadero por deforestación al 2028 sería de un total aproximado de 800 millones de toneladas de CO2 (57 millones por año). Una correcta aplicación de la Ley de Bosques, permitiría que esas emisiones se redujeran a la mitad: 400 millones de toneladas de CO2 (28 millones por año).

"El compromiso argentino frente al Acuerdo de Paris habla de no exceder las 483 millones de toneladas de CO2 al 2030. Si mantenemos el escenario actual, con nuestros bosques descuidados y desfinanciados, este compromiso será imposible de cumplir. La Ley de Bosques es LA herramienta para poder comenzar a cumplir estos compromisos y, ¿por qué no? pensar en ampliarlos", detalló Jaramillo.

Además de la necesidad presupuestaria, desde Vida Silvestre sostienen que se debe lograr que se incrementen y respeten las zonas rojas donde la tala de nuestros bosques nativos restantes está estrictamente prohibida, para cumplir la meta internacional de proteger el 17% de nuestros bosques que son fuente de biodiversidad y servicios ecosistémicos.

Los bosques concentran más de la mitad de la biodiversidad terrestre del planeta. Al mismo tiempo, funcionan como reservorio de dióxido de carbono (uno de los principales gases que causan el efecto invernadero), al punto tal que, cerca de un 20% de las emisiones globales de estos gases, provienen de la deforestación y la degradación de bosques. A su vez, aportan a las poblaciones cercanas fuentes de proteínas, plantas medicinales, materiales para la construcción y combustible en forma directa. Y, en forma indirecta, contribuyen a la conservación de las fuentes de agua, la prevención de inundaciones y protección para los suelos.

"El Gobierno Nacional tiene la responsabilidad de implementar la Ley de Bosques y asignar el total del fondo legalmente previsto, dando así una clara señal a la sociedad argentina de la importancia que debe tener como política de Estado la conservación y uso sustentable de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos para el bienestar de las generaciones presentes y futuras", concluye Jaramillo.
 

Acerca de Vida Silvestre
La Fundación Vida Silvestre Argentina es una organización no gubernamental, de bien público y sin fines de lucro, creada en 1977. Su misión es proponer e implementar soluciones para conservar la naturaleza, promover el uso sustentable de los recursos naturales y una conducta responsable en un contexto de cambio climático. Desde 1988 está asociada y representa en la Argentina a WWF, una de las organizaciones independientes de conservación más grande del mundo, presente en 100 países. Para más información:  www.vidasilvestre.org.ar

Contacto de prensa:
Mariana Lombardi
Responsable de Comunicación
mariana.lombardi@vidasilvestre.org.ar
(011)4331-3631
 
© Archivo FVSA Enlarge