Una mirada a la Antártida y los Océanos Australes | Fundación Vida Silvestre Argentina

Una mirada a la Antártida y los Océanos Australes



Publicado: 08 June 2011
© Fritz Polking / WWF
El 8 de Junio fue designado por las Naciones Unidas como el Día Mundial de los Océanos, que cubren dos terceras partes de la superficie de la Tierra. Para conmemorar esta fecha, los invitamos a conocer un poco más sobre la Antártida y los Océanos Australes, dos ecosistemas marinos que se caracterizan por su espectacularidad, sus especies emblemáticas y su alta productividad.

Cubren alrededor de 34 millones de Km2 o un 10% de los océanos del mundo. Son el hogar de aves (pingüinos, petreles, albatros, gaviotas, cormoranes, skúas, gaviotines, entre otros), mamíferos (ballenas, orcas, focas, lobos y elefantes marinos, etc.), peces (merluza negra, pez de hielo, nototenias, etc.), invertebrados (calamares, moluscos, esponjas, etc.), zooplancton (krill, protozoos, etc.) y fitoplancton (diatomeas). Muchas de las especies Antárticas y de los Océanos Australes son componentes esenciales de la trama trófica, de importancia comercial pesquera y/o grandes atracciones turísticas.

El krill es la pieza fundamental indiscutible para el funcionamiento de todo el ecosistema marino antártico y austral. Este pequeño invertebrado que forma parte del zooplancton, aunque pequeño y poco vistoso, es por mucho la especie más importante para mantener la biodiversidad de todo el resto de este ecosistema marino. Sostiene las relaciones entre las especies, desde vegetales- como las grandes algas-, o invertebrados -como esponjas-, hasta el calamar gigante australiano; todo tipo de peces, mamíferos grandes como las ballenas o pequeñas focas, y aves endémicas como el Pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) o el Petrel gigante (Macronectes giganteus), o migratorias como el albatros errante, la paloma antártica (Chionis alba), o el gaviotín Sterna paradisaea), que migra anualmente desde el Ártico hasta el Antártico para el verano austral. La flora antártica está integrada por algas, hongos, líquenes y gran abundancia de musgos.

A pesar de su vital importancia, estos ecosistemas enfrentan un altísimo riesgo de ser irreversiblemente dañados. Las mayores amenazas son el cambio climático global, la degradación y pérdida de hábitats, la escasez de alimento, la sobrepesca y la captura incidental de albatros y petreles en redes de pesca. Las amenazas actuales están principalmente causadas por pesca ilegal, no regulada y no reglamentada, turismo no regulado, contaminación marina y quema de combustibles fósiles mundial.

En Vida Silvestre trabajamos con los gobiernos, científicos, empresas e industrias; organizaciones ambientales y otros miembros de la sociedad para:

a) conservar las especies marinas más emblemáticas y/o aquellas en riesgo o amenazadas como albatros y petreles, pingüinos, ballenas y focas.
b) alcanzar el manejo responsable de pesquerías basado en el ecosistema, para asegurar, como prioridad, el uso sustentable de krill (Euphausia superba), un pequeño crustáceo que es la base esencial para la trama alimentaria Antártica, y de la merluza negra (Dissostichus eleginoides), un predador de valor comercial.
c) crear una red de Áreas Marinas Protegidas (AMPs) costeras y de alta mar para proteger y manejar sustentablemente hábitats y especies representativas.
d) desarrollar futuros mecanismos multilaterales para implementar medidas de conservación y recuperación de especies y ecosistemas; alcanzar el manejo responsable y monitoreo de largo plazo de todos los valores naturales y culturales, y la participación hacia investigación científica necesaria.
e) resaltar las dificultades de los ecosistemas Antárticos y de los Océanos Australes generadas por el cambio climático para promover el uso de energía limpias en todo el mundo.


© Fritz Polking / WWF Enlarge
Krill
© Naturepl.com/ Ingo Arndt/ WWF Enlarge