¿Qué estás buscando?

Noticias

La selva de luto: atropellan y matan a un puma en el Parque Nacional Iguazú

El atropellamiento de fauna es común en todo el país, por eso es importante respetar los límites de velocidad al atravesar áreas protegidas.

Ocurrió sobre la Ruta Nacional 101, dentro del área protegida del Parque Nacional Iguazú.

El atropellamiento de fauna es común en todo el país, por eso es importante respetar los límites de velocidad al atravesar áreas protegidas para evitar impactos contra animales, en particular durante los momentos de más tránsito, como en este receso invernal. Sólo en Misiones se estima que más de 5000 animales son atropellados al año en rutas que atraviesan áreas protegidas.
 
Buenos Aires, 14 de julio de 2022. La selva misionera está de luto. Un puma macho adulto, de entre 45 y 50 kg, fue atropellado sobre la Ruta Nacional 101, en cercanía del cruce con la RN12, dentro del Parque Nacional Iguazú. El hecho ocurrió durante la tarde del 13 de julio, a 50 metros de uno de los sitios señalizados, donde la velocidad máxima está establecida en 40 km/h.

Desde Vida Silvestre lamentamos la pérdida de este individuo que debe ser un punto de inflexión, y nos demuestra la urgencia necesaria para implementar acciones concretas - multas, pasafaunas, ecoductos, señalización vertical y horizontal - y medidas para reducir al máximo el atropellamiento de fauna silvestre”, señaló Lucía Lazzari, coordinadora de paisajes terrestres de la Fundación Vida Silvestre Argentina. “Lo que ocurrió representa un daño importante al ambiente, un animal silvestre más que se suma a yaguaretés, tapires, venados, osos meleros, y muchísimos más que son víctimas de una problemática que depende del respeto de las personas a las normas de tránsito. La responsabilidad es compartida y todos tenemos que ponerle un freno a esto”, agregó.

El atropellamiento representa una seria amenaza para la fauna de nuestro país, y los animales más perjudicados son los grandes depredadores como el yaguareté, ya que no solo los impacta directamente, sino que también se ven afectadas sus presas. Por esa razón, Fundación Vida Silvestre Argentina, recuerda a quienes tengan la posibilidad de salir de viaje durante el actual receso invernal, que la velocidad máxima al transitar dentro áreas protegidas es de 60 Km/h y debe ser respetada para resguardar el ambiente y por la seguridad de quienes viajan en los vehículos.

El receso invernal ya está dando muestras de un importante movimiento turístico en el país, lo que se traduce en mucho tránsito en las rutas, y en donde los atropellamientos de fauna se incrementan. Por ello es importante recordar la necesidad de respetar los límites de velocidad”, asegura Lucía Lazzari.

Sólo en Misiones, se estima que más de 5.000 animales mueren al año por esta problemática en rutas que atraviesan áreas protegidas*, según un análisis realizado recientemente por Vida Silvestre en la provincia. Si bien indican que las especies afectadas varían según la época del año, se pueden mencionar desde reptiles, aves y pequeños mamíferos, hasta animales de gran tamaño como ocelotes, pumas, tapires o yaguaretés.“En los últimos años, los atropellamientos de animales silvestres toman notoriedad como una amenaza importante para la fauna de nuestro país”, aseguró Lazzari. Además, indicó que “a pesar de las señalizaciones, el número del análisis que realizamos podría estar subestimado, ya que hay pocos registros de algunos grupos como anfibios, que son muy impactados, pero no son reportados”.

Las rutas son un elemento importante en el desarrollo socioeconómico del país, ya que contribuyen a la economía local y regional, facilitan el turismo, fomentan el comercio y mejoran la calidad de vida de los habitantes. Pero, si no se hace un correcto uso de la infraestructura vial se generan impactos negativos en los ecosistemas naturales que los rodean, además de poner en riesgo la vida de personas.

A pesar de que las rutas conectan a las personas, de manera completamente opuesta pueden dividir la selva y la fauna que la habita. A ello se lo llama fragmentación de hábitat, y sucede cuando un ambiente natural es transformado de manera tal que queda dividido en fragmentos o “parches” aislados entre sí. Es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad y puede conducir a algunas especies a la extinción”, señaló Lucía Lazzari.   

¿Qué está haciendo Fundación Vida Silvestre Argentina sobre esta problemática?

Además de la instalación de cartelería en rutas de Misiones, realizar acciones de concientización en redes sociales y a través de los medios de comunicación, desde la Fundación Vida Silvestre Argentina destacaron estudios que, junto con otras organizaciones e instituciones, realizan en pasafaunas que existen en Misiones. Estas estructuras permiten que los animales crucen de forma segura por debajo de la ruta –túneles- o por encima, en el caso del “ecoducto” o puente para animales que existe en Misiones, el primero de América Latina. A su vez, existen otros pasafaunas aéreos que permiten el cruce de monos y otras especies arborícolas, como ardillas, coatíes, entre otras.

Los pasos de fauna, además de permitir mitigar el impacto de los atropellamientos, permiten aumentar el flujo de fauna entre distintos sectores de ambientes naturales que fueron fragmentados por la ruta”, agregó Lucía Lazzari. “Una vez que los animales se acostumbran e identifican los pasos de fauna, los pueden utilizar constantemente”, indicó.

El monitoreo de pasos de fauna en el norte de Misiones es un trabajo conjunto entre la Fundación Vida Silvestre Argentina, la Dirección Regional NEA de la Administración de Parques Nacionales, el distrito Misiones de la Dirección Nacional de Vialidad y el Observatorio de Biodiversidad (IBS-CONICET). Además, esta iniciativa de monitoreo incluyó la evaluación del rol que cumple el alcantarillado existente para el drenaje del agua en momentos de lluvia que, son una alternativa para los animales silvestres.

“Se está haciendo un seguimiento del alcantarillado existente en rutas, ya que mediante cámaras trampa se pudo constatar el uso frecuente de la fauna. Por ello, se evalúa realizar mínimas adecuaciones en algunos sitios para favorecer su uso por parte de la fauna silvestre como paso seguro”, destacó Lazzari. “Utilizando las alcantarillas, el equipo logró registrar especies como ocelotes, osos hormigueros, coatíes, aguará popé y al mismo yaguareté, entre muchas otras”, especificó.

Misiones mantiene uno de los remanentes continuos de selva mejor conservados del Bosque Atlántico del Alto Paraná, y la mayor cantidad de biodiversidad de nuestro país. Este bloque de bosque está atravesado por caminos y rutas que ponen en riesgo constante a la fauna local que, en búsqueda de alimento, refugio, pareja o por la necesidad de desplazarse, las atraviesa. El atropellamiento de animales silvestres es un problema para la conservación de la biodiversidad de Misiones y el país. Por eso es importante continuar trabajando en conjunto para proteger nuestra naturaleza.
#
 
*Nota para editoras/es: La estimación se realizó extrapolando los registros de atropellamientos en determinados segmentos de la ruta a los 210 kilómetros que existen dentro de áreas protegidas. De todas se formas podría estar subestimando los números reales ya que no se tiene registro de algunos grupos como los anfibios.

¡COMPARTILO! Ayudanos a difundir el mensaje