Despedida a un gran naturalista



Publicado: 16 May 2011
Juan Carlos Chébez
©
Juan Carlos Chébez, uno de los naturalistas argentinos más destacados, pionero en nuestro país en impulsar el conocimiento y la conservación de las especies amenazadas y las áreas naturales protegidas, falleció el pasado domingo 15 de mayo.

La historia de Juan Carlos, es sinónimo de la historia del ambientalismo en la Argentina. Una muestra de su empuje, fue la iniciativa que impulsó, con tan sólo 13 años, con la creación y la dirección de una de las primeras entidades ambientalistas de nuestro país: la Asociación Pro Conservación de la Naturaleza Argentina. Desde allí, comenzó un trabajo que lo acompañaría durante toda su vida, y que sin dudas, lo desvelaba: el conocimiento de la diversidad biológica de nuestro país.
Un poco más tarde, y ya entre los años 1982 y 1989, se desempeñó en diversos cargos de la Dirección Técnica de la Fundación Vida Silvestre Argentina, desde donde impulsó grupos de trabajo de los cuales surgieron investigadores, naturalistas y conservacionistas que hoy ocupan importantes cargos en instituciones gubernamentales y ONGs.
En 1990 ingresó en la Administración de Parques Nacionales donde estuvo a cargo de la Dirección de Conservación y Manejo, se desempeñó como asesor de la Presidencia y fue director de la delegación NEA. Presidió la Asociación Ornitológica del Plata/Aves Argentinas. Dirigió el Área de Biodiversidad del Departamento de Investigación y Conservación de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.
Una de sus grandes pasiones, los libros, lo llevó a desarrollar una muy extensa obra, que abarcó distintas disciplinas, desde ornitología, mastozoología y conservación. Entre los libros más destacados, se encuentran: Mamíferos silvestres del archipiélago fueguino (1993), Los que se van, Fauna misionera (1996) y Guías de las reservas naturales de la Argentina (2005-2006).

También ha sido incansable su gestión para la creación de áreas protegidas. Desde la creación de numerosas reservas y parques naturales en su querida provincia de Misiones (a la que adoptó como propia), hasta la promoción de la creación de numerosas Reservas Naturales Estrictas en la década de los 90, muchas de las cuales hoy se han transformado en importantes Parques Nacionales.
Sin embargo, uno de sus aportes más significativos, tuvo que ver con la formación de jóvenes en la temática ambiental. Han sido muchas las personas que, luego de haber cruzado su vida con la de Juan Carlos, han decidido hacer del trabajo en los temas ambientales, una forma de vida. Desde los grupos de voluntarios y colaboradores que formó en Vida Silvestre y en cada una de las organizaciones e instituciones por las que pasó, hasta la infinidad de charlas sobre especies amenazadas o sobre los ecosistemas de nuestro país y su sistema de áreas protegidas.

Desde Fundación Vida Silvestre Argentina lamentamos enormemente su partida. No solo la partida de uno de los naturalistas más destacados de nuestro país, sino también la de un amigo y colega que nos seguirá acompañando en cada una de las páginas que, por muchos años más seguiremos leyendo, descubriendo y admirando.
Juan Carlos Chébez